Son las anotaciones del periodista freelance 'Jesús Martínez'.

"

Algunos periodistas me preguntan sobre un tema político para tratar de convencerme de sus posturas. Entonces les digo: ¿Ustedes, qué quieren: saber mi opinión o convencerme de la suya?… Porque si vienen a hacerme una entrevista, les interesará conocer mi criterio, supongo. Y tendrían que escucharlo libre de prejuicios. Después, ustedes lo estudian, se informan y, si no les gusta, lo critican… Después, todo lo que ustedes quieran.

Pero sólo se tienen presentes a ellos mismos. Escriben para ellos mismos… Los comentarios políticos suelen ser mensajes que no entiende casi nadie. De ahí que la prensa tenga cada vez menos lectores. De ahí que los políticos estén cada día más separados del pueblo… Porque han acabado todos cociéndose en la gran cloaca madrileña… Y molesta mucho que yo hable de una gran cloaca madrileña. ¡Pero es verdad! No existe la preocupación de sobrevolar por encima. Nadie intenta hacer una crítica objetiva de las actuaciones políticas, con independencia del partido que realiza la acción.

La prensa persigue intereses concretos -políticos o personales del político que le informa-. Defiende las conveniencias de alguien que instrumentaliza a ese periodista. Y los periodistas se han convertido en correas de transmisión de los intereses de grupos determinados.

"
— Adolfo Suárez, presidente del Gobierno, en una entrevista (no publicada hasta muchos años después) en 1980.

Regenera… ¿qué?

Debate parlamentario importante sobre corrupción y el ‘Caso Bárcenas’. Algunos protagonistas principales en el estrado:

  • Mariano Rajoy Brey, presidente del Gobierno: 32 años en política (diputado, ministro, presidente).
  • Alfredo Pérez Rubalcaba, líder del PSOE: más de 20 años en la primera línea política, con diez más en cargos públicos relevantes.
  • Cayo Lara, líder de IU: doce años con cargos en su partido.
  • Rosa Díez, líder de UPYD: toda la democracia con cargos institucionales.
  • Durán i Lleida, portavoz de CiU: más de tres décadas con cargos políticos e institucionales.

Regenera… ¿qué?

"Esperemos a que se haga la reforma energética para determinar si tiene que haber algún incremento como parte de la aportación de los consumidores a la solución del desequilibrio energético, al igual que participa la Administración y al igual que participan las empresas."
— Y ahora es el ministro de Industria, quien nos demuestra cómo decir ‘Nueva subida de la factura de la luz’ pero sin decirlo. Eufemismos style.

El eufemismo más largo de la historia: cómo no pronunciar bajada de sueldo

Cabría explorar la posibilidad de establecer nuevas fórmulas que permitieran, en casos especiales, la desviación temporal respecto a las condiciones establecidas en la negociación colectiva, o mecanismos excepcionales para evitar que el salario mínimo actúe como una restricción para grupos específicos de trabajadores con mayores dificultades para su empleabilidad.

¿Cómo decir bajada de sueldos sin decirlo? Hoy nos ha dado una lección el gobernador del Banco de España, Luis Linde, en el eufemismo más largo de la historia.

Más: No digan mentiras, digan eufemismos.

Sobran las palabras

Fátima Báñez, ministra de Empleo (17 de abril): “Es verdad que muchos jóvenes, y no tan jóvenes, han salido de España en busca de oportunidades por la crisis; eso se llama movilidad exterior (…). Trabajamos para que quien quiera salir, salga”.

Miguel Arias Cañete, ministro de Medio Ambiente (18 de abril): “Yo me ducho con agua fría, antes de consumir medio litro más”.

¿Los líderes que protagonizarán el imprescindible ‘reseteo’ de España?

Estos son sólo algunos de los máximos representantes de España, que atraviesa una de las peores crisis institucionales de su historia democrática:

En el plano nacional:

- Mariano Rajoy Brey, presidente del Gobierno: diputado en ocho legislaturas, tres carteras de ministerios (1996-2003)… Total: 32 años en política.

- Alfredo Pérez Rubalcaba, secretario general del PSOE y líder de la oposición: diputado en cinco legislaturas, tres carteras de ministerios (1992-1996 y 2006-2011)… Total: más de dos décadas en la primera línea política.

- Rosa Díez, líder de UPyD: desde 1979 con cargos institucionales (diputada foral, diputada y consejera en el Parlamento vasco. Cuatro años como máximo representante de su partido. Total: 33 años en política.

- Cayo Lara, coordinador general de IU: desde hace 12 años con cargos de responsabilidad en el partido (coord. general de Castilla la Mancha y coordinador federal).

En las autonomías:

- Artur Mas, presidente de la Generalitat: con cargos públicos desde 1987, es decir, más de un cuarto de siglo, como diputado y conseller en diversas legislaturas.

- José Antonio Griñán, presidente de la Junta de Andalucía: dos carteras de ministerios a sus espaldas (1992-1996), diputado autonómico desde 1990. Con cargos institucionales (viceconsejerías, consejerías…) desde la primera legislatura andaluza (1982). Total: 30 años en política.

En las organizaciones sociales:

- Cándido Méndez, secretario general de UGT: desde 1978 con cargos de responsabilidad en la organización y camino de las dos décadas como máximo representante.

- Ignacio Fernández Toxo, secretario general de CCOO: 24 años con cargos de responsabilidad en el sindicato CCOO y cinco como secretario general.

- Juan Rosell, presidente de la CEOE: desde 1995 con cargos destacados de responsabilidad en la patronal (a nivel regional y nacional). Desde 2010, líder de la organización. Total: 16 años.

______________________________________________

La mayoría de las voces coinciden en la necesidad de una regeneración democrática y de un sistema que hace aguas por todos sitios. La desconfianza hacia las instituciones por parte de los ciudadanos es, cada vez, mayor y la distancia entre los responsables públicos y a los que representan no deja de acrecentarse. Uno se pregunta: ¿Son, realmente, estos líderes los que han de llevar a cabo esa decisiva tarea de ‘resetear’ de una vez este país? ¿De verdad que son éstos los que han de reconstruir todo?

"Cuando hablan de rescate lo hacen pensando en los bancos, no en el trabajador despedido porque la empresa se quedó sin financiación. Cuando hablan de austeridad piensan en quienes ya la están aplicando, porque no les queda más remedio, no en los directivos que siguen repartiéndose suculentos sobresueldos. Cuando hablan de recortes piensan en aquellos que nada hicieron por provocar la crisis, no en los políticos y banqueros que tras agravarla mantienen intactos sus privilegios."
— El periodista de El Mundo David Jiménez en el artículo 'La rebelión de los ignorantes'.
"Los periodistas y los políticos se aman o se odian, se desprecian o se temen, pero se han perdido el respeto. En su actual grado de deterioro, la sociedad los ve como miembros mal avenidos de una misma familia."
— El periodista Iñaki Gabilondo, en un discurso ante la Universidad de Lleida.

No diga mentiras, diga eufemismos

No diga recorte, diga reforma.

No diga subida de impuestos, diga cambio en la ponderación.

No diga IVA, diga impuestos sobre el consumo.

No diga amnistía fiscal, diga medidas excepcionales para incentivar la tributación de rentas no declaradas.

No diga recesión, diga tasa de crecimiento negativo.

No diga despidos, diga flexibilización del mercado laboral.

No diga reducción de la plantilla de profesores, diga incrementar la ratio de alumnos por profesor.

No diga violencia machista, diga violencia en el entorno familiar.

No diga mentiras, diga eufemismos.

Actualización (9 de octubre 2013): No diga bajada de sueldos, diga moderación de su crecimiento.

"No hay debate. No saben tenerlo los partidos. Y, como reflejo de un sentido partidista de la política que los ciudadanos hemos asumido dócilmente en estos últimos años, tampoco nosotros sabemos. En cuanto nos enfrentamos a un asunto espinoso procuramos formar nuestra opinión según lo que predique el partido al que votamos, y nos aferramos a ella. Porque no sabemos debatir o porque todos los debates se nos pudren enseguida."
— Elvira Lindo, en su artículo 'Sin debate' publicado en El País sobre el necesario debate en torno al gasto público prescindible.
"“No hay para pagar servicios públicos”, ha dicho el presidente Rajoy. Sí hay para mantener diputaciones inútiles y un Senado inoperante, traductores al gallego incluidos. No hay para educación. Sí hay para los más de 30.000 coches oficiales que circulan por España. No hay para la sanidad pública. Sí hay para los bancos que contribuyeron a crear la crisis (…)
Todos aceptaríamos los recortes de mejor gana si fueran acompañados de un mínimo de autoridad moral. Pero no hay."
— David Jiménez en el post 'Hoja de Reclamaciones' de su blog.
"Si España ya tenía un grave problema con su modelo de Estado -el autonómico-, a partir de ayer -81º aniversario de la proclamación de la II República Española el 14 de abril de 1931-, el país tiene un muy serio problema con la forma de Estado, es decir, con la Monarquía parlamentaria porque la Corona ha entrado en barrena con un más que preocupante diagnóstico político y social."
— José Antonio Zarzalejos, exdirector de ABC, en el artículo 'Historia de cómo la Corona ha entrado en barrena' publicado en El Confidencial.

Lagarde y las pensiones o cómo predicar desde una indignante abundancia

La falta de escrúpulos en los responsables públicos, ya sea políticos o económicos, es más que evidente y hay decenas de ejemplos durante esta crisis. Pedir ajustes cuando se nada en la abundancia se ha convertido casi en la regla y no en la excepción. La presidenta del Fondo Monetario Internacional (FMI), Christine Lagarde, se ha unido al ‘club’ después de que ayer saltara a la palestra para reclamar el incremento de la edad de jubilación acompasándola a la esperanza de vida y, así, reduciendo el coste público.

Pues bien, ésta sería una propuesta más, criticable pero una más, si no se tuviera en cuenta de quien viene. Es decir, la señora Lagarde llegó al FMI hace nueve meses cobrando un 11% más que su antecesor, Dominique Strauss-Khan. Es decir, la nada despreciable cifra de 324.000 euros netos al año. A ello se unen otros jugosos privilegios:

  • Un suplemento de gastos de representación de 58.000 euros, que está libre de impuestos y que no es necesario justificar.
  • Ni ella ni su acompañante tienen que pagar gastos de viaje o alojamiento en sus desplazamientos fuera de Washington para asistir a reuniones anuales del FMI. Esos viajes serán, cómo no, en primera clase.

Pero lo más grave viene tras su paso por el FMI. La señora Lagarde, quien alertó del “riesgo de que la gente viva más de lo esperado”, tendrá una pensión vitalicia y un fondo de pensiones, que variará en función de la duración de su mandato (el máximo es cinco años). En román paladino: nos exige trabajar más para no destruir el sistema sabiendo que ella, por cinco años de trabajo, tendrá una retirada dorada.

Como cuando hablábamos del señor Almunia, ¡qué fácil se plantean medidas dramáticas desde la abundancia!

Un ejemplo de cinismo profesional

Decía Kapucinsky que los cínicos no valían para el oficio del periodista. Yo añadiría que en la política actual éstos empiezan a ser regla y no excepción. Y les pongo un último ejemplo con el que estoy seguro que su indignación aumentará un par de puntos.

Cuatro años después de una crisis sin precedentes, en la que los palos no cesan para las clases sociales más bajas, un político profesional como Joaquín Almunia, hoy ocupando el puesto de comisario europeo de la Competencia, afirma:

"En pleno siglo XXI, con todos los cambios que se han producido y que seguirán produciéndose, pensar que un puesto de trabajo puede ser para siempre es bonito de decir, pero ya no es realizable. Es, sobre todo, una forma no realista de afrontar el futuro”.

No voy a entrar en el fondo de la cuestión, pues cabe un amplio debate sobre el mercado laboral al que aspiramos o sobre cuál debe ser el objetivo a perseguir en la creación de empleo hoy en día. Quiero poner el acento en la lamentable resignación de quien debe tomar medidas para evitar esos problemas en el mercado de trabajo y en la procedencia del mensaje. Es decir, ¿quién pronuncia esas palabras? Pues, un señor que lleva viviendo de la política desde que en España comenzó la democracia. Diputado desde 1979 hasta 2004 (con varios años como ministro a sus espaldas) y ,tras ser apartado en su partido, da el salto a la UE como comisario español. Y hasta nuestros días, unos días en los que lo hemos visto errar en innumerables análisis sobre la salida de la crisis en los peores años de ésta. Un hombre que, con toda probabilidad, se jubilará en el puesto (roza los 65 años) con una pensión envidiable. Vamos, en resumidas cuentas, lo que él mismo llama un gran trabajo para toda una vida.

¡Qué cómodo se ve todo desde allí arriba!

"Una cosa es romper un compromiso de imparcialidad y otra muy diferente hacer un periodismo deliberadamente militante (…). Ahora, tras casi 25 años de experiencia y meteduras de pata, creo que es posible hacer un periodismo apasionado (es difícil no apasionarse cuando se cubre algún hecho en el que hay víctimas inocentes) e imaginativo (en el mundo digital es clave ofrecer ángulos y tratamientos distintos), pero imparcial."
— Juan Carlos Pérez Salazar en el post 'Periodismo militante' del ‘Blog de los editores de BBC Mundo’.